Dirección: Luis Acevedo Fals
Tiempo: 20 minutos

Este material muestra cómo a partir de la reconstrucción de la Plaza Vieja, en el Centro Histórico de Ciudad de la Habana, surge una original experiencia educativa: el aula museo. El proceso constructivo no podía detenerse y las clases tampoco, pero el polvo y el ruido volvían agresivos a los niños y las maestras no podían hacerse oír. Eusebio Leal buscó un espacio en el museo para que los niños dieran allí sus clases mientras duraba la reconstrucción de la Plaza.

En el museo los niños no sólo recibieron clases sino que se estimuló su interés por todo lo que les rodeaba. La reacción fue tan positiva que luego surgió la idea de buscar un espacio permanentemente dentro de cada edificio-museo para impartir clases a todos los niños del barrio. Estos pasan dos meses de su curso escolar en ese ambiente, alternando la docencia con múltiples otras actividades que les propician una formación más integral.